Vejiga urinaria y corazón.

Por el título de este comunicado, parecería incongruente relacionar a la vejiga con el corazón y la diabetes. Sin embargo, si tomamos en cuenta que los enfermos diabéticos, al correr de los años se convierten en unos verdaderos rompecabezas por las múltiples complicaciones que surgen en diversos órganos y sistemas del organismo humano, podemos comprender la interrelación que existe entre diabetes, vejiga y corazón.

Un caso clínico nos puede ilustrar objetivamente al respecto: Una mujer de unos 55 años de edad con 25 de ellos padeciendo de la diabetes, se presentó a consulta solicitando opinión con relación al tratamiento que recibía a partir de unos 8 meses antes. Ingería 15 tabletas diarias de 9 medicamentos recetados por tres médicos.

Ni el enfermo y sus familiares sabían qué enfermedades padecía, excepto por la diabetes. Solo mencionaron que del corazón y de los riñones por el hecho de haber sido atendidos por un cardiólogo y un nefrólogo.

Por los síntomas y signos y datos de laboratorio y gabinete se establecieron los siguientes diagnósticos:

  1. – INSUFICIENCIA CARDIACA CONGESTIVO VENOSA o falla de bombeo cardíaco, ya que su queja principal era falta de aire con el más mínimo esfuerzo (disnea de esfuerzo) asociada a retención severa de líquidos con edema generalizado desde los pies hasta el abdomen el cual era voluminoso a expensas de líquido (ascitis) con hinchazón de los pulmones (edema pulmonar) causa directa de la disnea secundaria a la deficiente oxigenación de la sangre. Seguramente por esto la veía el cardiólogo. Tomaba lanoxin, un diurético e isorbid.
  2. INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA, como consecuencia de la diabetes que altera la capacidad de filtración de los riñones y como resultado se produce la retención de líquidos mencionada y la falla cardiaca por sobrecarga de líquidos (congestión) además de elevación moderada de urea a 79 mg (normal hasta 50) y creatinina de 2.6 (normal hasta l.2) aproximadamente, razones por las cuales la veía el nefrólogo. Ingería además calcitriol (calcio)
  3. – Se encontró ANEMIA SEVERA, con 6 gramos de hemoglobina (normal 12 como mínimo). Esta anemia era desencadenada por la lesión renal, en la cual disminuye una hormona que se llama eritropoyetina que normalmente se produce en los riñones, se libera a la sangre, llega a la médula ósea (el tuétano) donde estimula la formación de glóbulos rojos que acarrean el oxígeno a todo el cuerpo humano. Tenía 4 meses tomando hierro y vitaminas, sin resultado, ya que en estos casos, la anemia no responde a estos medicamentos por lo mencionado anteriormente. La anemia además, empeora la función cardiaca y todas las demás funciones corporales por el hecho de disminuir el aporte de oxigeno a los tejidos, oxigeno esencial para el funcionamiento efectivo de todas y cada una de los billones de células que conforman el cuerpo humano.

Profesionalmente se explicó al paciente y sus familiares que el tratamiento estaba perfectamente indicado, que los medicamentos eran los idóneos, pero a ellos les interesaba la mejoría en la calidad de vida, saber porque no mejoraba de sus síntomas, incluso porqué iba empeorando a pesar de cumplir con todas las indicaciones al pie de la letra. Esto mismo intrigó también al tecleador de esta columna.

  1. -La explicación a todo lo anterior se encontró en la vejiga urinaria de esta mujer. En la observación de abdomen se notaba una gran bola que a la palpación se comprobó que era la vejiga distendida hasta por encima del ombligo. Al presionarla le dieron ganas de orinar, no había dolor. Se trataba de VEJIGA DIABÉTICA O NEUROGENICA. Esta es una complicación a largo plazo (crónica) de la diabetes. Como consecuencia de neuritis diabética se pierde el reflejo sensitivo de la micción, el paciente no siente deseos de orinar, la vejiga se distiende con retención de orina que no se elimina adecuadamente, La retención de orina impide que los riñones trabajen adecuadamente, se eleva la urea y creatinina y se empieza a retener líquidos. Esto sucede lenta y progresivamente en meses, pasando inadvertido por el paciente y médicos puesto que no hay dolor, síntoma que sirve de alarma. La ausencia de dolor se debe a la misma neuritis diabética que además de alterar las fibras que hacen contraer el músculo vesical, también altera las fibras nerviosas sensitivas que se encargan de trasmitir las señales dolorosas.

5.- Su próstata era normal al tacto, por ultrasonido y el antígeno prostático específico para cáncer fue normal.

En resumen la cascada de eventos es este caso fue así: La DIABETES alteró la eliminación de orina por la VEJIGA, esto daño a los RIÑONES durante aproximadamente 8 meses o más, el daño de los riñones aumentó la RETENCION DE LIQUIDOS, causó ANEMIA lo que sobrecargó al CORAZON que llevó al enfermo a una INSUFICIENCIA CARDIACA con la que se presentó a consulta.

Al analizar esta cadena de complicaciones, podemos deducir porqué no respondió al tratamiento: recibía tratamiento para la insuficiencia cardiaca y la falla renal, el último evento en la cascada nociva. Nunca se estableció la causa principal de esa falla del corazón, la lesión vesical que desencadenó todo.

Si a un jardín o un potrero les queremos eliminar la mala hierba y con unas tijeras recortamos las hojas, la hierba no se pierde, solo arrancando a la hierba desde la raíz se lograra la meta. Vale la comparación con este caso clínico, nunca se atacó a la raíz del problema.

Después de 8 meses de recibir tratamiento inefectivo el paciente ya no tenía recursos para seguir su atención privada por lo que se recomendó que acudiera a alguna institución publica, se le expidió un certificado explicando todo lo anterior para prevenir que se cayera en las omisiones diagnósticas que tanto daño le causaron en lo económico y en la salud ya que, de haberse encontrado la lesión de la vejiga desde el inicio del padecimiento, se habría prevenido el daño renal y cardiaco que estaban poniendo en peligro su vida. Se alentó al enfermo a continuar su tratamiento ya que todavía hay esperanzas de mejorar la función de los riñones colocando sonda vesical para eliminar satisfactoriamente la orina, causa directa de todos sus males

Muchos enfermos piensan que consultar a varios especialistas según las molestias que ellos presentan, pueden obtener la mejor atención médica. Esto no siempre resulta así ya que el problema de la especialización médica puede ser nocivo cuando el cardiólogo ve a un enfermo como si fuera puro corazón, el gastroenterólogo como si fuese solo un tubo digestivo y el nefrólogo cual si fueran solo dos riñones.

Aislar a cada órgano del resto del cuerpo durante la consulta médica expone al médico a omitir las alteraciones de otros órganos, omisión, que en el corto o mediano plazo puede llevar a los aquejados a complicaciones graves incluyendo la muerte.