Terapia familiar, terapia breve

Actualmente nos encontramos en un mundo de cambios acelerados que han traído como consecuencia conflictos conductuales, depresivos y problemas en las relaciones interpersonales, de tal forma que se podrían manifestar en adicciones, malos hábitos, fobias, trastornos psicosomáticos, estrés, insomnio entre otros; lo anterior demanda soluciones rápidas y adecuadas basadas en terapias breves y efectivas que eviten en la medida de lo posible aquellos tratamientos tradicionales de larga duración.

Es en la familia donde el individuo vive sus principales experiencias y la interacción de todos sus miembros contribuye a formarse como persona. En ese proceso, como en cualquier otro de un sistema vivo, es normal que surjan dificultades y problemas que en ocasiones requieren ser abordados con la ayuda de un especialista, en este caso un terapeuta de familia.

¿Qué es la terapia familiar?

La terapia familiar y terapia breve son modelos de intervención terapéutico para trabajar los desajustes del ser humano de la manera más breve y efectiva. El principal objetivo es transformar la tendencia que tenemos a quedarnos “atorados” ante algunas situaciones, consiguiendo beneficios en poco tiempo. Nuestra mente es como una gran caja de herramientas y la terapia breve va de forma directa a utilizar la más conveniente en cada caso. Es un cambio que se va produciendo de forma progresiva, en donde se puede obtener otro enfoque del pensamiento, ver la problemática de otra manera o darle otra visión a la historia saturada de problemas. Es una terapia evolutiva, en donde la persona aprende y descubre que tiene recursos para interactuar consigo mismo y con los demás.

La terapia breve y terapia familiar es flexible, dinámica. Ofrece todo un abanico de posibilidades y recursos existentes dentro de uno mismo; los terapeutas de ésta corriente, están entrenados con especialidad o maestría en la materia, lo cual les permite usar técnicas y modelos de atención, diseñadas para ello. Es un modelo de psicoterapia, es decir, de tratamiento psicológico que toma muy en cuenta las dinámicas y posibilidades de ayuda que la propia familia tiene a la hora de intentar resolver un problema de relación en su seno o ante la aparición de síntomas psicopatológicos en uno o más de sus miembros. Pretende transformar la realidad dolorosa y sufriente de la familia ayudándose de su colaboración, por lo que suelen ser citados la mayoría de los miembros de la misma a sesiones o simplemente a algún miembro de la misma, en las que podrán hacerse partícipes del cambio del paciente, sin que nadie pueda sentirse juzgado.

 El proceso de atención es un esquema totalmente interactivo, donde las dos partes, psicoterapeuta y paciente, se complementan para producir cambios como una espiral ascendente, son dos partes expertas: el experto en técnicas y modelos de Terapia Breve (el terapeuta) y el experto en su vida y en su problemática (el paciente).

Si bien la Terapia Breve como lo indica su nombre, implica tratamientos mucho más cortos respecto a otras técnicas tradicionales, esto no significa que la Terapia Breve no sea manejada profesionalmente. Su principal enfoque involucra cambiar de una forma de pensar lineal (causa-efecto) a uno sistémico (sistemas, subsistemas y sus interacciones), es decir, no se trata al individuo y su problema en forma aislada, sino que lo considera dentro de su contexto actual y sus interrelaciones. Esta filosofía es la que permite a la Terapia Breve aplicarse adecuadamente tanto al tratamiento de familias, parejas, niños y otros sistemas de interacción humana.

¿Quiénes deben acudir a terapia?

 Cualquier persona que se sienta inmersa en alguna problemática, que haya intentado alternativas de solución y que no haya logrado el cambio deseado, es una persona susceptible de acudir a un Terapeuta Familiar. Para asistir a este tipo de terapia no necesariamente tiene que existir una patología específica catalogada, basta que sea una situación que el paciente identifique como problema. Todos en algún momento de la vida transita por algún problema o situación que desea cambiar y aparentemente no puede, siempre es bueno buscar ayuda a tiempo.

¿Terapia breve también en las empresas?

Efectivamente, dado que el medio laboral involucra un alto porcentaje de interacciones sociales, la Terapia Breve también se está utilizando con gran éxito en el mundo como técnica de intervención para resolver conflictos humanos en las empresas. Por ello la Terapia Breve aplicada a las empresas puede ayudar a mejorar las interacciones, a crear nuevos canales de comunicación, a establecer límites formales e informales, jerarquías, nuevas perspectivas de solución. Sabemos que el clima laboral es fundamental para la productividad de una empresa, si existen conflictos internos la fluidez del trabajo se limita y puede en casos extremos estancarse y provocar problemas serios al crecimiento.

Por todo lo anteriormente expuesto, se puede afirmar que: la terapia familiar y terapia breve se constituyen en sí misma en una herramienta de CAMBIO que considera individuos, parejas, familias y hasta empresas, para acceder a caminos de solución rápidos y efectivos que permitan encarar el reto continuo de sobrepasar los obstáculos que la vida presenta día con día.

 A QUIENES TRATA:

A hijos rebeldes o inhibidos, conflictos de pareja, niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad o sin ella, algunas discapacidades o síndromes, discrepancias educativas en los padres, adolescentes problemáticos, problemas de lenguaje. También se trabaja con familias en las que uno de los miembros presenta síntomas psicopatológicos (depresión, ansiedad, psicosis, fobias, etc.) y está especialmente recomendada la terapia familiar en los trastornos de la alimentación.

Cuando la familia siente que no puede resolver el conflicto, o la pareja se plantea que su evolución les está llevando a un deterioro de la relación, conviene pedir ayuda. Esto suele ocurrir cuando ya se lleva tiempo luchando con el problema y los intentos por resolver no han dado buenos resultados.